Gastronomía

Cocina molecular, sabores nuevos para el mundo con gusto científico

esferas cocina molecular

Un campo que se ha diversificado con el paso del tiempo es el de gastronomía. Hoy en día, ha tomado un auge a nivel mundial y con él, la mirada crítica de especialistas de este sector. Ya sea la gastronomía peruana, japonesa, mexicana o española, cada una ha aportado un grano de arena para la creación de nuevos y grandiosos platos. Tanto que, actualmente, la carrera de chef es una de las más demandadas. Dentro de las ramas de la gastronomía más curiosas, destaca la cocina molecular.

¿En qué consiste la cocina molecular?

Se trata de una fusión entre la ciencia y la gastronomía. Lo que busca la cocina molecular  es preparar los alimentos a partir de procedimientos científicos. Por tal razón, se da la intervención de diversas ramas de la ciencia, como la física y la química. Su aplicación, tiene como fin la creación de nuevos sabores y formas de presentar los alimentos.

La cocina molecular se caracteriza por varios factores: Uno de los más curiosos, es que los alimentos de esta tendencia gastronómica gozan de una estética impecable. Así como, el tamaño de las porciones.

Sin embargo, no es necesario que seas un científico para incursionar en la cocina molecular. La idea es que conozcas los fundamentos básicos de esta nueva forma de gastronomía y tomes ventaja de esta tendencia. Sin embargo, es probable que debas conocer un poco sobre los orígenes de la misma.

Cocina molecular y su origen

Esta curiosa idea se inició gracias a la hazaña de Nicholas Kurti, un científico nacido en Hungría, hijo de una cocinera, y Hervé This, otro científico y profesor en un College de Francia. Como muchos otros experimentos, se produjo un excelente resultado, además de inesperado. Ambos científicos estaban fascinados por la gastronomía y descubrieron cómo preparar los compuestos de los alimentos para dar paso a lo que hoy es la cocina molecular. Cabe destacar que este curioso hallazgo se llevó a cabo en el año 1988.

Con el tiempo, los científicos y los chefs se volvieron más experimentales y comenzaron a manipular los alimentos e incluir productos químicos para crear platos que nunca antes se habían creado. De estos experimentos surgieron alimentos como las espumas, nuevas formas de usar deshidratación, esferificación -un método para hacer que los líquidos se vean como bolas de gel- y sous vide -un método para cocinar alimentos dentro de una bolsa sellada-

Con la gastronomía molecular, no solo los chefs pueden participar en los experimentos; Los cocteleros y los camareros también pueden jugar con cócteles. A través del proceso de esferificación, los cócteles moleculares -como un mojito sólido- son posibles.

Quizá te interese leer:  Las comidas más típicas de Europa por países y tradiciones

Hoy en día, vemos la gran importancia que ha adquirido la cocina molecular alrededor del mundo. Cada vez son más los chefs y cocineros que quieren experimentar con la cocina molecular, gracias a las nuevas texturas, sabores y presentaciones de estos alimentos preparados científicamente.

La base de la cocina molecular se encuentra en descubrir qué es lo que sucede cuando cocinas. Se busca saber qué procesos científicos se dan mientras los alimentos son expuestos a temperaturas altas o bajas. Es decir, se quiere lograr lo más inesperado: establecer fórmulas científicas para la preparación de cualquier receta.

Un descubrimiento que marca un precedente

Al leer esto, pensarás que todo lo que sabías sobre gastronomía era un mito, pero lo que sucede es que, como las ciencias sociales, la gastronomía no se asociaba a una fórmula específica. Si bien es cierto que las recetas nos explican detalladamente todo lo que debemos hacer para preparar algún plato, nada aseguraba que esta preparación quedara como se pintaban en el libro de recetas. Sin embargo, en el caso de la cocina molecular, el margen de error es realmente pequeño, al igual que en todas las ciencias exactas. Por lo tanto, esta nueva tendencia gastronómica es todo un descubrimiento que marca un precedente.

Evidentemente, entender la cocina molecular es el objetivo que han alcanzado muchos chefs, quienes se mantienen en constante experimentación. Esta es una tendencia que no tiene límites. Acabando con aquel mito de que de la buena gastronomía depende del azar o de la utilización de un ingrediente secreto que muy pocos conocen.

La cocina molecular ha llegado a los postres

Si investigas un poco al respecto, verás que son muy pocas las limitaciones de la cocina molecular. Con ella puedes preparar cualquier clase de alimentos, ya sea para postres o platos fuertes, todo dependerá de tu imaginación y, por supuesto, tu conocimiento en el área. Demás está decir que, para desenvolverse en este ámbito, debes tener un conocimiento básico. ¡No te asustes!, que no es para nada complicado. Sobre todo, en aquellos que conocen sobre gastronomía y es una de sus pasiones.

Quizá te interese leer:  El Camino de Santiago, información y consejos prácticos para este viaje

¿Cuáles son los platos más famosos de la cocina molecular?

Como mencionamos antes, con la cocina molecular puedes preparar postres y platos fuertes, entre los que se encuentran: los raviolis, el caviar en aceite de oliva, gelatinas calientes y helado de cangrejo. Otro ejemplo, son las esferas que se han creado y cuyo fin es tener una explosión de sabores en la boca, ¡una exquisitez!

emulsión Cocina molecular y preparaciones

En este sentido, se han establecido distintos tipos de cocina molecular, dependiendo de las características de los platos: las espumas y aires que se basan en la emulsión de los alimentos, buscando un equilibro en cada etapa de la preparación; la gelificación que engloba todas las preparaciones de cocina molecular que tienen una textura gelatinosa, proveniente de los líquidos. Un ejemplo claro es la gelatina; Los espesados, utilizados en todas las salsas de la cocina molecular, en los que se busca una textura espesa y agradable para los sentidos. Como en el caso de la salsa Kientzheim, hecha, convencionalmente, a base de yemas de huevo, zumo de limón y especias; La esferificación, la cual es una de las aplicaciones más curiosas de la cocina molecular, ya que busca una presentación esférica de los alimentos. Es gelatinosa en el exterior y líquida en el interior. Un ejemplo exquisito de esta representación de la cocina molecular, es el caviar.

Turismo gastronómico

Si eres amante de la comida y disfrutas conocer y experimentar diferentes sabores, cada vez que se te presenta la oportunidad, el turismo gastronómico es la opción indicada para ti. Actualmente, la cocina molecular se encuentra en diferentes regiones del mundo, lo más interesante es que, dependiendo de la zona o lugar del mundo, la cocina molecular es diferente: se adapta a culturas, costumbres y tradiciones haciendo uso de la ciencia.

Si eres un caminante y te gusta viajar no pierdas la oportunidad de conocer todas las alternativas gastronómicas que puedes encontrar. Incluso hay restaurantes que se han esmerado en crear nuevas y asombrosas presentaciones para lo

Cocina molecular, sabores nuevos para el mundo con gusto científico
4.7 (93.33%) 3 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba