Curiosidades

Tipos de viajes: elige las vacaciones que mejor se adapten a ti

tipos de viajes

Hay tantos tipos de viajes como personas y momentos. A todos nos gusta viajar. Incluso aquellos que afirman que no, que viajar no va con ellos, de tanto en tanto hacen las maletas para ir al pueblo, a la playa o a la montaña. Al final, de una forma u otra, todos acabamos disfrutando del placer de salir de la rutina.

Porque viajar es principalmente eso, salir de la rutina. Romper con el día a día, con el jefe, el estrés, el tráfico y las obligaciones. Incluso quienes no tienen obligaciones laborales, ni jefe, ni clases, siempre tienen una rutina que romper. Viajar es sinónimo de vacaciones y ese es el concepto que todos amamos y esperamos impacientes.

Pero a la hora de planear nuestras vacaciones, cada persona es un mundo y hay gustos para todos. Lo que para unos pueden ser unas vacaciones de ensueño, para otros puede ser un infierno en vida. Es más, el tipo de viaje que se elige para las vacaciones puede tener mucho que ver con el estado de ánimo. Quizá ha sido un año agotador y se necesita algo relajante. O, tal vez, un año aburrido y se buscan emociones fuertes… ¿quién sabe lo que va a apetecer la próxima vez?

Lo que está claro es que posibilidades y tipos de viaje hay muchos. En este post vamos a tratar los tres tipos de viaje más populares: los viajes organizados, los veraneos y los viajes a tu aire.

Tipos de viajes: los viajes organizados

tipos de viajes organizados

Los viajes organizados son aquellos en los que se recorre un país o una zona geográfica. El trayecto y los destinos los decide la agencia. Se visitan los sitios turísticos más importantes, tanto parajes naturales como ciudades o pueblos, normalmente acompañados por un guía de habla hispana.

Estos viajes comienzan en el aeropuerto. Allí, todas las personas que han contratado el viaje se encuentran para tomar el avión que les llevara a su primer destino. Cuando aterricen, les estará esperando su guía, que ya no se separara de ellos durante todo el viaje. A partir de ahí, se puede dejar el cerebro a medio gas, con orden expresa de relajarse y disfrutar de aquello que nos van a enseñar.

Quizá te interese leer:  Los 8 rascacielos más espectaculares del mundo

Son estos viajes donde no hay que preocuparse de nada. Las vacaciones perfectas para dejarse enseñar el destino elegido. Los tipos de viaje donde todo esta atado y bien atado. Hoteles, transporte, actividades y comidas… hasta el “tiempo libre” esta dispuesto de antemano. Además suelen tener una relación calidad precio bastante buena y permiten elegir entre distintas categorías de alojamiento. De este modo, hay viajes organizados para todos los bolsillos.

Viajes organizados: cruceros en familia, vacaciones en el mar para grandes y pequeños

Tipos de viajes: los veraneos

tipos de viajes los veraneos

El veraneo es un clásico en nuestra cultura. Consiste, ni más ni menos, en alquilar o reservar un alojamiento para nuestras vacaciones y no movernos de allí en todo el tiempo.

Son las vacaciones del relax por excelencia. No hay horarios, ni obligaciones, ni nada que hacer si no quieres. Son las vacaciones de los paseos tranquilos, de las comidas a deshoras, del tiempo para leer y de la siesta.

Lo más clásico, el apartamento o el hotel en la playa. Largos días de sol y arena, de helados y tranquilidad. O sí se quiere, día de playa y noche de fiesta. A gusto del consumidor.

Junto al veraneo en la playa, el otro destino clásico es el pueblo. Medio país tiene un pueblo al que ir cada verano. ¿Quién no quiere estar en su pueblo el día de la Fiesta Mayor? Un auténtico imprescindible de los veranos. Orquestas, vecinos, bailes y juegos infantiles. Tradición y cultura, y se aprovecha la casa familiar, que siempre es un punto.

Lo mejor de esta opción, poder disfrutar de los dos. Un poco de playa y un poco de pueblo.

Quizá te interese leer:  Consejos que necesitas antes de viajar por el desierto

Veraneos: Cabo de Gata, playas vírgenes y pueblos con encanto

Tipos de viajes: viajar a tu aire

tipos de viajes a tu aire

Viajar a tu aire te permite hacerte el viaje que quieres. Al poder elegir la ruta libremente se pueden seleccionar los lugares a visitar en función de los gustos de cada uno. Son viajes a medida de quienes los hacen.

Para estos viajes es imprescindible cierta preparación. Hay que conocer el destino. Afortunadamente tenemos una puerta abierta al mundo en nuestro móvil, tableta u ordenador. Buscar información sobre el destino elegido y seleccionar los lugares que apetece visitar es el primer paso.

Una vez se tiene la ruta, hay que tener muy en cuenta la temporada.

Si se va a viajar fuera de la temporada alta, la libertad es total. Si el transporte es nuestro propio coche o de alquiler, aún más, porque tenemos movilidad absoluta. Todo se puede ir decidiendo sobre la marcha. Los hoteles se pueden ir reservando sobre la marcha o bien la noche anterior a través de internet. Hay un millón de aplicaciones para hacerlo y al ser de última hora, suelen tener buenos descuentos. Un sitio gusta, más días allí. Otro no entusiasma, carretera y manta.

Si se va a viajar en temporada alta o destinos muy turísticos, conviene hacer las reservas con antelación. De no hacerlo, puedes encontrar sorpresas desagradables. No encontrar alojamiento es la principal y muy posible. De nuevo internet es el mejor aliado. Hay que valorar que muchas webs hacen las reservas sin penalización por cancelación anticipada. Esto puede dar libertad para cambiar de opinión e ir modelando el viaje con tiempo.

Realmente lo mejor de los viajes a tu aire es que no hay reglas, solo tu y el mundo.

Viajes a tu aire: autocaravanas, una forma diferente y divertida de viajar en familia

Tipos de viajes: elige las vacaciones que mejor se adapten a ti
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba