Europa

Bretaña francesa ¿Qué ver y hacer en esta región del norte de Francia?

Bretaña Francesa

Con su propio idioma y una larga historia de tradiciones, la Bretaña Francesa es una de las regiones más distintivas de nuestro país vecino. Desde los impresionantes monumentos de piedra de los primeros asentamientos humanos, pasando por puertos históricos y ciudades medievales hasta el mismísimo bosque mágico de la leyenda del Rey Arturo, la región destila un aura antigua y misteriosa. Esta es nuestra guía de las mejores ciudades de la región.

Los lugares de la Bretaña Francesa que no te puedes perder

St-Malo

La ciudad amurallada de St-Malo es una de las más bellas y extrañas de la Bretaña Francesa: puedes ir caminando desde el embarcadero hasta la ciudad, disfrutar de un fin de semana lleno de satisfacciones y luego coger el barco de vuelta a casa. No sólo cuenta con una gran variedad de hoteles y restaurantes, junto con una profusión de historia y encanto, sino que también tiene una maravillosa playa. Basta con atravesar las antiguas puertas que atraviesan sus murallas para encontrarse en una enorme extensión de arena dorada.

Si hace sol, el mejor plan en esta zona es explorar el castillo de St-Malo, construido para los aventureros piratas medievales -los Malouins-, cuyas muchas hazañas incluyeron ser los primeros en asentarse en las islas Malvinas. Y, cuando se ponga el sol, puedes pasar la noche degustando platos de la deliciosa gastronomía francesa por la zona.

St-Malo

Cancale

A unos dieciséis kilómetros al este de St-Malo se encuentra el pequeño puerto de Cancale, famoso durante siglos por el cultivo ostras en terrazas inundadas y arrastradas por la marea. Las mareas aquí, en el extremo occidental de la bahía de Mont-St-Michel, están entre las más grandes del mundo, y cada año decenas de barcos de pesca se quedan varados en el lecho marino limoso por su causa.

Justo encima, magníficos restaurantes de mariscos se agolpan hombro con hombro a lo largo del muelle, así que a pesar de la gran afluencia de turistas durante el verano, podrás encontrar un hueco para degustar los deliciosos productos del mar de la zona. No te arrepentirás… Y, para bajar, la comilona, puedes dar un paseo Después, camine hasta la espectacular Pointe du Grouin para ver los acantilados.

Dinan

A unos veinte kilómetros río arriba partiendo desde St-Malo podemos encontrar Dinan, la ciudad fortaleza de la Bretaña Francesa. Está perfectamente conservada y se alza sobre el río Rance en el punto en el que comienza a ensancharse hacia un amplio estuario. Las robustas murallas y torres de Dinan son impresionantes, y la ciudad cuenta con callejones y plazas empedradas al estilo medieval que le confieren un encanto especial a los bares y crêperías que las pueblan.

Dinan, la ciudad fortaleza de la Bretaña Francesa

Côte de Granit-Rose

Aunque ni un solo tramo de la costa bretona tiene mucho que envidiar en belleza a los de su alrededor, el paisaje más bello y memorable de todos es la Costa de Granit-Rose, situada al norte. El nombre, que significa «costa de granito rosa», puede que no suene prometedor, pero la realidad es impresionante: las rocas a lo largo de la orilla no son simplemente de color rosa, sino que además resplandecen y la erosión las ha esculpido en formas extraordinarias.

La pequeña Île de Bréhat, por ejemplo, está enclavada en medio de gigantescos cantos rodados de color rosa, mientras que más al oeste, alrededor de Ploumanac’h y Trébeurden, hay senderos costeros que atraviesan menageries de extrañas esculturas naturales.

Quimper

La ciudad más antigua de la Bretaña Francesa, Quimper, se encuentra en la esquina suroeste del Finistère, fue la capital del mítico reino de Cornouaille. A pesar de la presencia de una enorme catedral gótica y de un museo de arte improvisado, sigue pareciendo una bonita ciudad de mercado de provincias, que se extiende lánguidamente a lo largo de las orillas del río Odet, atravesado por pequeñas pasarelas adornadas con flores.

Durante la mayor parte del año, es un lugar agradable para pasear, comer y comprar -especialmente para la cerámica de loza esmaltada y pintada a mano-, pero durante una semana de cada mes de julio cobra vida durante el Festival de Cornouaille, una celebración de la música y las tradiciones bretonas.

Quimper, la ciudad más antigua de la Bretaña Francesa

Carnac

Carnac puede parecer un pequeño pueblo bretón perfectamente normal, pero tiene una cualidad que lo hace muy interesante: es el asentamiento habitado más antiguo de Europa. Al norte del pueblo encontrarás la razón: un completo jardín de menhires, altísimos megalitos erigidos en líneas paralelas desde mucho antes que las pirámides de Egipto, por lo que se encuentran entre los monumentos más antiguos del mundo.

Escondidos en el bosque, por otra parte, se encuentran los antiguos túmulos funerarios, atravesados por extraños túneles a través de los cuales los intrépidos visitantes pueden arrastrarse. Y por si fuera poco, Carnac también cuenta con magníficas playas, lo que lo convierte en un destino de primera para turistas amantes tanto de la historia como del descanso.

Fôret de Paimpont (Brocéliande)

El interior de la Bretaña Francesa es una región cubierta de leyendas. Varias de ellas hablan de un vasto bosque conocido como el Argoat, en cuyo interior el bosque encantado de Brocéliande, hogar de Merlín, el mago, y supuesta ubicación de la Fuente de la Eterna Juventud.

Lo que queda de ese paisaje mítico es ahora el Bosque de Paimpont, al suroeste de Rennes. Hoy en día es mucho menos salvaje, pero desde el pueblo de Paimpont en sí mismo, a orillas del lago, todavía se puede disfrutar de una magnífica caminata.

Broceliande

La Bretaña Francesa y el mar

Se dice que hay una isla para todos los días del año en el Golfo de Morbihan, el pequeño mar -casi totalmente sin salida- que baña la costa sur de Bretaña. En realidad, la tierra y el mar están tan entremezclados que la única forma racional de explorar muchos de los lugares más interesantes de esta parte de la Bretaña Francesa es en barco.

La ciudad amurallada de Vannes, situada en esta zona, es digna de visitar por sí misma, ya que cuenta con animados bares y restaurantes, así como de un moderno acuario. Pero, además, es el puerto base de una amplia gama de paseos en barco tanto alrededor del golfo como hacia el mar abierto para alcanzar otras islas.

Belle-Île

La mayor de las islas bretonas, Belle-Île, es fácilmente accesible en ferry. A diferencia de la mayoría de sus homólogas más pequeños, está bastante concurrida ya que cuenta con alguno de los hoteles más lujosos de la región.

La ciudad principal y el puerto, Le Palais, se encuentran en el lado protegido de la tierra, custodiado por una poderosa fortaleza en forma de estrella, mientras que el Sauzon más pequeño se encuentra a unos pocos kilómetros al oeste. Si alquilas una bicicleta y podrá explorar toda la isla en un día, desde playas de arena solitarias en el norte hasta la salvaje y escarpada costa sur, con sus acantilados acantilados golpeados por el océano.

Belle-Île

Isla de Sein

A medida que el ferry se adentra en las nieblas del Atlántico parece que uno estuviera navegando en los confines del mundo. En vez de eso, a una hora de viaje hacia el mar, se llega a un pequeño trozo de tierra, hogar de una pintoresca aldea y de un solitario faro.

Con la marea alta, este lugar gloriosamente aislado, que se dice que fue el último puesto de avanzada del paganismo prerromano en Francia, parece estar en peligro de desaparecer por completo engullida por el mar y es el marco perfecto para todos aquellos viajeros que quieren evitar aglomeraciones turísticas y prefieren perderse.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir