Europa

Valencia ¿qué tienes que visitar si no te quieres perder nada?

Qué visitar en Valencia si no te quieres perder nada

Valencia es la tercera ciudad más grande de España y una de las más completas del país. Ofrece la combinación perfecta de cultura, historia, fiesta y ciencia, y por supuesto la mejor paella y algunas de las playas más envidiables de la península. Desde castillos y torres medievales hasta arquitectura modernista y art deco, tiene una mezcla de edificios antiguos y nuevos que le dan una sensación realmente especial. Y además, ¡está llena de sorpresas! ¿Sabías, por ejemplo, que Valencia tiene el parque urbano urbano más grande de toda Europa? ¿O que en ella se esconde el Santo Grial que buscaban los Templarios? Sigue leyendo y te contamos todas las cosas que debes visitar en Valencia si no quieres perderte nada.

El casco histórico de Valencia

El centro es un laberinto de pequeñas calles con cafés, restaurantes y tiendas de artesanía entre los que destaca el Mercado Central, un bello edificio de estilo art-noveau que bien merece una visita. Además, si te gustan el producto español a buen precio, este es tu sitio. Al igual que la mayoría de los centros históricos en las ciudades españolas, el corazón de Valencia está hecho para pateárselo a conciencia ya que todos los lugares de interés turístico de esta parte de la ciudad están a escasos minutos de distancia.

Lo más destacable para ver en el casco histórico valenciano son las diferentes plazas, a cada cual más interesante. Una de las plazas más bellas de Valencia es la Plaza de la Reina, ubicada en el casco antiguo. Es el sitio perfecto para pasar el rato, aunque no para comer: al ser un sitio puramente turístico, los precios son más caros. Hay otra plaza muy peculiar justo al lado de la Plaza de la Reina: la Plaza Redonda, que es una visita obligada debido a su peculiar diseño. Esta pequeña y acogedora plaza es circular y está adornada con puestecillos rústicos que venden tejidos, artesanías, souvenirs y cosas tan disparatadas como pájaros.

En el extremo sur del casco antiguo, por el contrario, destacan por su belleza arquitectónica la Plaza de Toros neomudéjar y la espectacular taquilla de la Estació del Nord. Y la Plaza de la Virgen es el lugar perfecto para descansar  y refrescarse tomando una copa de horchata, célebre bebida local hecha con almendras molidas, chufas  y condimentada con canela y vainilla.

El “Metro” de Valencia

No, no nos referimos al medio de transporte. Para saber de qué hablamos tendrás que ir a la Plaza Lope de Vega, donde podrás ver es el edificio más estrecho de Europa. Se conoce como el “Metro” de Valencia y es un bloque de cinco pisos que mide 105 centímetros de ancho. Situada junto a la Iglesia de Santa Catalina y camuflada entre los edificios colindantes, esta peculiar vivienda cuyas habitaciones se distribuyen a lo alto (una por planta) se ha convertido en uno de los puntos de interés turístico más famosos de la ciudad.

Quizá te interese leer:  Granadilla, unos de los pueblos abandonados más bonitos de España

El jardín del Turia

Qué visitar en Valencia si no te quieres perder nada

El jardín del Turia es el parque urbano más grande de Europa. Cruza y divide la ciudad hasta llegar al mar, tal y como lo hacía siglos atrás el propio río Turia. Tras unas terribles inundaciones que sumergieron el centro de de la ciudad bajo dos metros de agua, el cauce del río fue desviado para evitar que esto volviese a ocurrir. Y esto dejó el terreno perfecto para crear un espacio verde dedicado a la naturaleza y al deporte. Se puede recorrer en bicicleta de un extremo a otro, y por el camino encontrarás un jardín botánico, diversas instalaciones deportivas y parques infatiles. Entre ellos destaca el Gulliver, una representación escultórica de las aventuras escritas por Jonathan Swift que han sido especialmente diseñadas para que los niños puedan deslizarse por ellas y recorrer sus recovecos.

Los monumentos de Valencia

La Catedral de Valencia

La solemne catedral gótica de la ciudad data de los siglos XIII y XIV, aunque cuenta con modificaciones renacentistas, barrocas y neoclásicas. Además de su belleza arquitectónica, el interior también destaca en el plano artístico: alberga cuadros renacentistas del siglo XV de artistas como el valenciano Jacomart, otros tantos encargados por el Papa Alejandro VI y, sobre todo, dos pinturas imperdibles de Goya en la capilla de San Francisco de Borja.

El Santo Grial

Pero la parte más fascinante y controvertida de la catedral es la Capilla del Santo Grial. Se dice que el cáliz del altar fue el que Jesucristo usó para instituir la Sagrada Eucaristía en la última cena. La leyenda dice que la sagrada copa viajó desde Roma hace siglos, y que estuvo oculta durante la invasión musulmana. Los arqueólogos, por su parte, han fechado este recipiente de ágata entre el siglo IV a. C. y el siglo I d. C. No sabemos si será el original o no, pero lo cierto es que merece la pena echarle un vistazo.

La Torre del Miguelete

El campanario octogonal de la catedral es una construcción gótica valenciana que comenzó en 1381 y se completó en poco menos de 50. Originalmente estaba fuera del complejo de la catedral, pero las extensiones realizadas a fines del siglo XIV juntaron las dos estructuras. Si te sientes con ganas, existe la opción de subir los 207 precarios y angostos escalones hasta la cima para disfrutar de excelentes vistas a 50 metros sobre la ciudad. En la parte superior, además, está “el Micalet”, la enorme campana de 1432 y un peso de más de diez toneladas que da nombre al campanario.

La Lonja de la Seda

Qué visitar en Valencia si no te quieres perder nada

Este majestuoso edificio de finales del siglo XV es patrimonio de la UNESCO y obra maestra de la arquitectura gótica valenciana. La Lonja de la Seda es el monumento que mejor honra la edad de oro de Valencia, cuando la ciudad era uno de los principales centros comerciales y culturales de Europa. Como su propio nombre indica, se refiere al lugar en el que los comerciantes de países remotos del Mediterráneo se encontraban y cerraban sus negocios. En el interior puedes admirar las delicadas y retorcidas columnas del salón principal (sala de contratación) y admirar los techos abovedados realizados con exquisito detalle.

La ciudad de las artes y las ciencias

La Ciudad de las Artes y las Ciencias es un asombroso conjunto de estructuras ultramodernas que reciben un aspecto etérea gracias a los estanques que las rodean. Dentro de estos edificios colosales hay lugares culturales y atracciones familiares de primer nivel como L’Hemisfèric, planetario y sala de cine IMAX más grande de España, o el impresionante L’Umbracle, una colección botánica de especies de plantas nativas de Valencia.

Quizá te interese leer:  30 cosas para ver o hacer en el País Vasco alguna vez en la vida

L’Oceanografic

Pero sin duda la estrella de la Ciudad de las Artes y las Ciencias es el Oceanografic, acuario de vanguardia que se inauguró en 2003. Con 45,000 animales individuales de 500 especies diferentes, no encontrarás otra atracción de este tipo en Europa. El acuario está organizado en diez zonas que representan un entorno marino distinto. Para ello, se utiliza agua de mar real bombeada desde la costa de Valencia. Aquí se pueden ver belugas, tiburones tigre, pingüinos, morsas, delfines o leones marinos, lo que lo convierte en un lugar perfecto para visitar con los más pequeños.

Las playas de Valencia

Qué visitar en Valencia si no te quieres perder nada

La ciudad de Valencia tiene muchas playas a lo largo de su costa, muchas de las cuales son calas vírgenes perfectas para sentarse y relajarse o darse un chapuzón en el corazón del mar mediterráneo. La más popular es La Malvarrosa, que comienza en el área del puerto y se divide en distintas secciones como la Playa de las Arenas, la Playa Cabanyal y la Playa de Patacona. Un poco más lejos se encuentran las otras playas locales, como Playa de Pinedo y Playa El Saler, que también tiene un campo de golf cercano. Al norte de la ciudad se encuentra Playa Port Saplaya, y un poco más lejos, la zona romana de Playa Sagunto o la playa del Palmar, en el Parque Natural de la Albufera. Todas ellas son el lugar perfecto para degustar una buena pallea, el plato más famoso de España nacido aquí en Valencia y reconocido en todo el mundo.

La fiesta en Valencia: las Fallas

Qué visitar en Valencia si no te quieres perder nada

Las Fallas de Valencia son las fiestas regionales más extrañas, el más ruidosas y el más espectaculares que se puede ver en una ciudad española. Tienen lugar en marzo, y consisten básicamente en hacer desfilar las estatuas de madera de corte satírico que se construyen a lo largo del año entre una nube de alegría, petardos y fuegos artificiales. Tiene también cierto componente religioso: a finales de las fiestas, se produce la ofrenda de flores a la Virgen María. Esta enorme estatua de madera se erige en el centro de la plaza, y cada niña y mujer vestida de fallera (el traje regional valenciano) trae flores a la virgen que luego se unen a la estatua a través de un andamio y el esfuerzo de los hombres ágiles que las colocan.

Todos los días se despide la jornada una gran cantidad de fuegos artificiales en la plaza frente del ayuntamiento en lo que se conoce como “la mascletà”. Y, al final de las fallas, éstas son quemadas por sus creadores, que a los pocos días ya se preparan para empezar de nuevo para el año que viene.

Valencia ¿qué tienes que visitar si no te quieres perder nada?
4.5 (90%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba