Europa

Los 10 pueblos más bonitos de Cantabria que tienes que visitar

pueblos más bonitos de Cantabria

Cantabria es una de las regiones españolas más pequeñas. Se encuentra en el norte del país, entre Asturias y el País Vasco, y está lleno de belleza natural: picos montañosos, costas escarpadas y ríos desbordantes. Si quieres conocer una de las zonas de España más encantadoras y volver al pasado en cuestión de segundos, a continuación te presentamos los pueblos más bonitos de Cantabria que deberías visitar.

Los pueblos más bonitos de Cantabría donde disfrutar de un maravilloso entorno

Santillana del mar

Santillana del mar

Santillana del Mar es conocido como uno de los pueblos más bonitos de Cantabria y de toda España. Asentado en la costa y rodeado montañas verdes, ofrece lo mejor de ambos mundos, lleno de casas medievales perfectas de piedra y madera, arquitectura de color caramelo y calles empinadas y empedradas. Fue construido alrededor de la colegiata de Santa María y está rodeado de antiguas torres de defensa y palacios renacentistas.

Muy cerca de Santillana del Mar se encuentran las famosas cuevas de Altamira, donde puede visitar el museo y descubrir una réplica de las cuevas donde podrás ver algunos de los mejores ejemplos de pinturas prehistóricas del mundo.

Comillas

Comillas

El pueblo de Comillas se encuentra en una ubicación espectacular, justo al borde de una larga playa y en una península que se adentra en el mar. Está lleno de arquitectura histórica, encantadoras calles empedradas y edificios de estilo modernista. Sobre una de sus colinas se encuentra la magnífica Universidad Pontificia de Comillas. También es el hogar de una de las coloridas construcciones de Gaudí, el peculiar edificio modernista El Capricho.

Castro Urdiales

Castro Urdiales

Castro Urdiales es una pintoresca ciudad costera de origen romano. Su pintoresco casco antiguo está salpicado de increíbles monumentos arquitectónicos, como la iglesia de Santa María, una de las mejores piezas de arte gótico de Cantabria.Si visitas este pueblo de Cantabria tampoco te puedes perder el faro del castillo, el viejo puente medieval y la ermita de Santa Ana.

Liérganes

 Liérganes

Bello es probablemente la mejor palabra para describir Liérganes, cuyas calles están llenas de piezas clásicas de arquitectura de los siglos XVII y XVIII, todas perfectamente conservadas y mantenidas. Sentado al pie de dos colinas, fue declarado lugar de interés histórico-artístico nacional. La parte más interesante es el casco antiguo, llamado El Mercadil, donde encontrarás enclaves de interés como el Palacio de Rañada, la Iglesia de San Sebastián y las casas de Setién y Cañones.

En Liérganes puedes descubrir la leyenda de «El Hombre Pez» y la historia de la fabricación de cañones, probar el famoso «chocolate con churros» o simplemente disfrutar de la paz y la tranquilidad de su entorno. Vale la pena pasar un día en este pueblo, y también es muy recomendable salir de la ciudad y recorrer los estrechos y sinuosos caminos arbolados hacia las montañas circundantes.

Santoña

Santoña

Santoña se aferra al borde de la vasta playa de Berria y está rodeado por el mar y dos exuberantes colinas verdes a cada lado. Aunque la ciudad está vinculada con la industria de conservas de pescado (particularmente anchoas), no todo es industrial, también tiene vistas impresionantes e históricas. Entre los lugares históricos más importantes se encuentran la iglesia románica de Santa María del Puerto y las fortalezas militares de San Martín, San Carlos y Mazo.

San Vicente de la Barquera

San Vicente de la Barquera

San Vicente de la Barquera se encuentra en la desembocadura de un amplio estuario del río del Parque Natural de Oyambre, y se encuentra enmarcado por los picos de los Picos de Europa. Es un antiguo pueblo de pescadores que fue declarado de interés cultural debido a su variedad de monumentos históricos. Estos incluyen la iglesia de Santa María de los Ángeles, el Castillo del Rey y el puente La Maza, con sus 28 arcos. También hay algunas playas increíbles en las que pasar un día tranquilo y lleno de paz.

Potes

Potes

Potes es un pintoresco pueblo en el interior de Cantabria, rodeado de montañas y arroyos. La ciudad tiene un elegante barrio antiguo con muchos puentes de piedra y monumentos. Uno de los monumentos más importantes es la Torre del Infantado, construida en el siglo XV. El pueblo también tiene un histórico mercado semanal en el que comprar productos típicos.

Si visitas este pueblo, puedes conocer el Monasterio de Santo Toribio, subir a Los Picos en teleférico en Fuente Dé y dar un largo paseo por sus montañas impresionantes. Potes, con su majestuoso entorno, y su famosa comida y bebida debe ser uno de los primeros pueblos más bonitos de Cantabría que deberías visitar.

Laredo

Laredo

Con una de las playas abiertas y arenosas más largas a lo largo de la costa de Cantabria, Laredo atrae a muchos turistas en los meses de verano. Aproximadamente a medio camino entre Bilbao y Santander, una parada en uno de los pueblos más bonitos de Cantabria te permite visitar ambas ciudades y disfrutar de la cultura que ambas tienen que ofrecerte. Relájate en esta tranquila ciudad, pasea por el paseo marítimo, disfruta de una buena gastronomía y aprovecha su proximidad a otras ciudades y pueblos de gran interés.

Barcena Mayor

Barcena Mayor

Barcena Mayor es un pequeño pueblo interior, ahora casi completamente restaurado, que se encuentra entre las laderas verdes de las montañas de Cantabria. Al llegar a esta localidad sentirás que has dejado atrás el ajetreo y el bullicio del siglo XXI y has vuelto a la vida medieval. Te encantarán las casas de piedra, el río y los restaurantes junto al río donde podrá probar algunos de los platos típicos locales, incluidos el cocido montañes y el lechazo.

Carmona

Carmona

Ubicado en el Valle de Cabuérniga se encuentra uno de los pueblos más bonitos de Cantabria, Carmona. Esta localidad es pequeña, y además de tener encanto, en este lugar podrás disfrutar de la mejor gastronomía del norte de España.

Si quieres conocer la España más tradicional, visita Carmona para desconectar y descubrir el paisaje encantador que rodea a uno de los pueblos más bonitos de Cantabria.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir