Europa

Viajar a Praga en invierno, todo lo que necesitas saber

Viajar a Praga en invierno

Praga es una ciudad con ocho siglos de historia europea que ha expuesto lo mejor de su arquitectura y cultura del mejor café continental. El paisaje cubierto de nieve aparece especialmente atractivo, iluminado por lámparas de gas pasadas de moda. Viajar a Praga en invierno ofrece una gran variedad de actividades con la ventaja de que hay mucho menos turistas. Ya que hace frío afuera, el invierno es un excelente momento para ver espectáculos culturales y exhibiciones de museos.

Viajar a Praga en invierno

Admira su arquitectura

El centro de Praga contiene algunas de las arquitecturas medievales mejor conservadas de Europa, con abundantes evidencias de los períodos gótico, renacentista y barroco. Los elementos rococó y cubista, sentados a la par de las elegantes formas de Bauhaus y los recordatorios comunistas, convierten a la ciudad en un verdadero recorrido a pie de la historia europea.

arquitectura de Praga

Puedes maravillarte con los diversos estilos arquitectónicos en la Plaza de la Ciudad Vieja, donde aún se conservan edificios de todos los siglos. Una elaborada muestra de arquitectura gótica es la Catedral de San Vito en los terrenos del Castillo de Praga, que tardó siglos en construirse. También puedes visitar el Museo Checo del Cubismo en la Casa de la Virgen Negra, diseñado por Josef Gočár para ver un ejemplo relativamente raro de este estilo arquitectónico checo único de principios del siglo XX.

Celebra el día de San Valentín

café mozart

Este día tan especial se torna acogedor con el telón de fondo de la capital checa: su castillo, sus elegantes restaurantes, salas de conciertos y tiendas que venden joyas y otros tesoros y reliquias. Viajar a Praga en invierno es fantástico y más si celebras allí el día de SAn VAlentíLlama con anticipación a un restaurante para hacer una reserva y disfruta de una comida relajada a la luz de las velas: El restaurante Mlynec tiene vistas al pintoresco puente de Charles en el casco antiguo; El Café Mozart en la Plaza de la Ciudad Vieja combina la cena con actuaciones en directo de música clásica y jazz.

Quizá te interese leer:  5 fiestas de España que te dejarán con ganas de volver

Disfruta de la tradición pagana de Masopust

masopust

Los checos comenzaron la tradición pagana de Masopust, una despedida del invierno, en el siglo XIII, y algunos de los antiguos rituales han ganado estatus en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO. El festival casi murió bajo el dominio soviético, junto con la mayoría de las otras tradiciones religiosas, pero las celebraciones del carnaval se reavivaron en la Praga moderna con desfiles enmascarados, fiestas lujosas y bailes de fantasía que se realizan en toda la ciudad capital a finales de febrero y principio de marzo.

Patina en las pistas de hielo

pista de hielo en Praga

Podría decirse que el patinaje sobre hielo puede ser la mejor actividad para mezclarse con los lugareños, a quienes todavía les gusta tomar aire fresco y hacer ejercicio en el invierno checo. Las pistas, sorprendentemente sofisticadas, se encuentran en varios lugares de la ciudad durante los meses más fríos del año. Puedes alquilar patines para patinar en la pista de de la Ciudad Vieja o en la pista más grande en Na Františku, ubicada cerca del Convento de Santa Inés.

Disfruta de conciertos y actuaciones

palacio lobkowicz

Los conciertos y espectáculos llenan los salones de los teatros e iglesias de Praga durante todo el año. Busca carteles de cuartetos de cuerdas, orquestas y sinfonías, ópera, teatro y espectáculos de danza en toda la ciudad: En la sala de conciertos Smetana de la Casa Municipal, las orquestas más grandes realizan conciertos nocturnos; También puedes disfrutar de una actuación clásica a la hora del almuerzo en el Palacio Lobkowicz o escuchar un concierto en la Capilla del espejo en Klementinum en la Ciudad Vieja, donde Mozart tocaba el órgano.

Aprende en los museos

museo de la tortura en Praga

Evita el frío y disfruta de viajar a Praga en invierno, visitando uno de los museos más populares, donde podrás explorar el arte, la historia, la música y la literatura de la ciudad: La Galería Nacional de Praga alberga una colección de arte internacional, con exposiciones rotativas que se unen a exposiciones permanentes de Europa; El Museo del Comunismo ofrece una visión realista de esa era de la historia en lo que entonces era Checoslovaquia, desde el golpe de Estado en 1948 hasta el colapso del comunismo en 1989; Otros museos tienen un enfoque más inusual, como el Museo de la Tortura. Si bien muchos museos se encuentran en el casco antiguo, no olvides visitar los de Castle Hill.

Quizá te interese leer:  Las comidas más extrañas en todo el planeta ¡Descúbrelas!

Prueba los cafés en Praga

Cafe Slavia

No puedes viajar a Praga en invierno sin probar un café delicioso en la ciudad. Envuelve tus manos alrededor de una taza de café caliente o un postre de estilo europeo en cualquiera de los muchos cafés de Praga. Estos cafés resuenan en la historia, y la mayoría de ellos también sirven platos agradables al paladar. El Café Slavia, es el más famoso de Praga. Y si quieres degustar un sabroso kolache de Praga, o un pastel lleno de frutas, visita el bar espresso EMA, uno de los mas visitados de la ciudad.

Disfruta la comida de Praga

Lokal

La cocina tradicional de Praga es perfecta para soportar el frio: Carnes asadas y ahumadas, salchichas, sopas y guisos, albóndigas y panes rústicos. Las calorías de estos platos te mantendrán en calor durante el frío y húmedo invierno checo. Solo asegúrate de recorrer te sus calles en busca de los mejores restaurantes: La Guía Michelin 2017 otorgó un Bib Gourmand a ESKA por cocinar “simple pero hábil” a un precio económico; Por su parte, Lokal, una cadena local de cinco restaurantes, se ha forjado su reputación en la cocina checa clásica en un ambiente de pub.

Saborea la mejor cerveza de Praga

Junto con la arquitectura centenaria, puedes encontrar cervecerías que datan de la Edad Media en Praga. Prueba una cerveza artesanal en Praga, y disfruta de un sabor único especial al viajar a Praga en invierno. La cerveza Pilsner es típica en este país, precisamente fueron los checos quienes la hicieron famosa en todo el mundo.

Prueba el vino caliente de Praga

puesto Svarak

Cuando el clima se torna frío, los puestos de Svarak se abren por toda la ciudad, sirviendo tazas humeantes de la versión checa de vino caliente. La receta clásica incluye cítricos o manzanas, canela y otras especias, edulcorante y, ocasionalmente, ron.

Viajar a Praga en invierno, todo lo que necesitas saber
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba