Europa

Sevilla ¿Qué ver y hacer en la preciosa capital de Andalucía?

Sevilla

Sevilla tiene un color especial. Desde sus grandes monumentos árabes y religiosos hasta su histórica plaza de toros, y desde los excelentes bares de tapas hasta los encantadores barrios antiguos a sus gigantescas setas de madera. A continuación, en Lugarnia te presentamos los principales monumentos que visitar y cosas qué hacer en la capital de Andalucía.

Qué puedes hacer y ver en Sevilla

Catedral de Sevilla y la Giralda

La Catedral de Sevilla es la iglesia gótica más grande del mundo y la tercera iglesia más grande de Europa, después de San Pedro (el Vaticano) y San Pablo (Londres). Construida sobre las ruinas de una mezquita, esta iglesia del siglo XV alberga elementos artísticos y artefactos históricos que no te puedes perder. Su gran atractivo es el gran retablo, el más grande jamás hecho, que representa la vida de Jesús de Nazaret, desde el nacimiento hasta la crucifixión. Detrás se encuentra el coro con su inmenso órgano -Vale la pena asistir a la misa de 10 am, de domingo a viernes, solo para escucharlo-. También son impresionantes la magnífica tumba de Cristóbal Colón, las obras de arte de Zurbarán y Murillo, una capilla que alberga a la Virgen de la Antigua – un delicado fresco del siglo 13, Ferdinand El banderín de III, piezas de joyas de incalculable valor e intrincados trabajos de plata. Los tickets para entrar a la Catedral de Sevilla incluyen la entrada al campanario de Torre Giralda de 330 pies antes considerado el minarete de la mezquita; Las vistas de la ciudad desde la cima son maravillosas.

Alcázar de Sevilla

Alcázar de Sevilla

El hermoso palacio real de Sevilla y el palacio más antiguo de Europa que todavía está en uso. Este enorme palacio y complejo de jardines, hogar de los gobernantes moros en el siglo X, es una impresionante arquitectura donde se mezcla de elementos islámicos y cristianos, y una de los atractivos más importanes de Sevilla. Desde la entrada, pasa por el Patio de la Caza para admirar la tracería islámica en la entrada del Palacio del Rey Pedro I, luego gira a la derecha hacia el Salón del Almirante, donde Colón informaría a la Reina Isabel sobre sus descubrimientos en el Nuevo Mundo. En el interior del Palacio Real, destacan el hermoso Patio de las Doncellas, la impresionante cúpula morisca en el Salón de los Embajadores -la sala del trono del rey- y los arcos y la piscina mudéjar del Patio de las Muñecas. Pasa por el salón de banquetes y la sala de tapices, y no te pierdas la piscina subterránea debajo del palacio antes de explorar los vastos jardines del palacio. Para evitar las colas en este sitio del Patrimonio Mundial de la UNESCO, asegura tu entrada con anticipación a través de Internet; Las tardes suelen ser más tranquilas.

Museo de Bellas Artes

Museo de Bellas Artes

El Museo de Bellas Artes tiene 20 habitaciones y se ubica en un antiguo convento. Presenta arte principalmente español desde la época medieval hasta principios del siglo XX. Si bien hay algunas obras de artistas como Goya, Velázquez y El Greco, la colección permanente está centrada en los maestros españoles del siglo XVII, concretamente la Edad de Oro de la pintura sevillana: Murillo, Zurbarán y Valdés Leal. Destacan las pinturas de la Inmaculada Concepción de Murillo -su Virgen María irradia calidez e inocencia, a diferencia del realismo áspero de sus contemporáneos- y la Apoteosis de Santo Tomás de Aquino, que se cree que es la obra fundamental de Zurbarán, ambas en la Habitación 5. Características son las pinturas de Juan de Valdés Leal, con su dramática e inquietante Ascensión de la Virgen y Los Azotes de San Jerónimo, son piezas destacadas. Otras obras a tener en cuenta son El martirio de San Andrés por Juan de las Roelas y Nuestra Señora de los Dolores por Murillo. Las habitaciones 12-20 muestran las contribuciones españolas al impresionismo, el romanticismo y otras tendencias europeas posteriores al siglo XVIII.

Barrio de Santa Cruz

Barrio de Santa Cruz

El Barrio de Santa Cruz es un antiguo barrio judío de Sevilla y está lleno de calles tan estrechas que puedes tocar ambas paredes con tus manos, pequeñas plazas salpicadas de naranjos y casas encaladas es el corazón medieval de Sevilla. Antes de la expulsión de judíos de España en 1492, el Barrio Santa Cruz era el barrio judío bullicioso, aunque quedan pocos signos de esta comunidad. El pequeño Centro de Interpretación de Judería en la calle Ximénes de Enciso tiene algunas exhibiciones sobre la cultura judía sefardí y ofrece mapas del vecindario que indican antiguos lugares judíos. La mejor manera de explorar Barrio Santa Cruz es simplemente perderse en las calles y mantenerte fresco durante el calor del verano por su estrechez y sombra. También se ofrecen excursiones a pie a precios razonables, para aquellos que buscan conocer la historia de la zona por parte de los propios vecinos del barrio.

Hospital de la Caridad

Hospital de la Caridad

Es el hospital histórico de los pobres y fue fundado como un hospicio para los pobres por el noble Don Miguel de Mañara. Tenía fama de ser un playboy y no tenía problemas, y se rumorea que inspiró al legendario personaje de Don Juan antes de que una visión cambiara su vida y la dedicara al trabajo de adoración y caridad. Dentro de estos almacenes reconvertidos del siglo XVII se encuentran columnas toscanas, hermosos azulejos de Delft de Holanda, esculturas de fuentes de mármol de Génova y el antiguo espacio de trabajo de Mañara, la Sala de Cabildos. Lo más destacado del hospital es la capilla barroca, construida por Mañara, decorada con pinturas de Murillo y Valdés Leal. No te olvides de pisar la lápida de Mañara -marcada con la frase «el peor hombre del mundo»- al salir.

Torre del Oro

Torre del Oro

Se trata de una torre histórica con museo naval en su interior. Con vista al río Guadalaquivir cerca del puente de San Telmo, la Torre del Oro con 12 lados es una torre militar del siglo XIII. Fue erigida por el Califato Almohad como parte de la fortificación de la ciudad, y también marcó el punto de inicio y fin de todos los envíos al Nuevo Mundo. Dentro de la torre hay un museo naval con modelos a escala de los tres barcos de Colón, un mural que muestra los viajes de Vasco de Gama y objetos como grabados de la Sevilla del siglo XVI, equipos de buceo, mapas navales antiguos, cañones y otras armas. También encontrarás retratos de ilustres figuras navales españolas. Puedes subir hasta la cima de la torre para obtener excelentes vistas de la ciudad y el río.

Plaza de Toros y Museo Taurino

Plaza de Toros

La venerable plaza de toros de Sevilla alberga el Museo Taurino, dedicado a todo lo que rodea al mundo del toro. Incluso si no vas a ver una corrida de toros, puedes visitar la plaza de toros como parte de una combinación de la plaza de toros y la visita al museo. Los recorridos en español e inglés suelen durar unos 40 minutos y salen cada media hora. Podrás ver el Salón de Estampas, la antigua enfermería, que alberga grabados y litografías de toros y corridas de toros -incluidos algunos de Goya-. Los cuatro salones abovedados adyacentes al lado de la arena exhiben pinturas al óleo de los siglos XVIII y XIX, así como carteles y parafernalia taurina. Entre las exhibiciones más llamativas se encuentran las cabezas de toros, incluido el famoso Islero, quien mató a muerte a Manuel Rodríguez Manolete en 1947. Cerca se encuentran los trajes de luz que lucen los legendarios matadores José Gómez Ortega «Gallito» y Juan Belmonte, entre otros. Los tours se detienen en la capilla donde los matadores rezan antes de la corrida.

Degusta las mejores tapas de Sevilla

El Rinconcillo

Sevilla alberga los mejores establecimientos para degustar tapas tradicionales y gourmet. Con la excepción de San Sebastián en el País Vasco, ninguna otra parte de España es tan dedicada con las tapas como Andalucía. Sevilla tiene una tremenda variedad de bares de tapas, desde bares de la vieja escuela con platos tradicionales hasta bares de tapas gourmet que han surgido en los últimos años con la cocina fusión. Pocos lugares son tan tradicionales como El Rinconcillo, que data de 1670 y sirve platos caseros como el salmorejo, 7 tipos de tortilla de patata y almejas al vapor. La Brunilda Tapas sirve una buena variedad de tapas tradicionales, junto con algunas opciones creativas destacadas, como los buñuelos de bacalao con alioli de pera. La vieja escuela Vineria San Telmo tiene un pulpo frito particularmente bueno, mientras que La Pepona es un moderno bar de tapas con un menú siempre cambiante, abundantes vinos y una excelente versión de las gambas clásicas al ajillo. La Casa Ricardo del siglo XIX ofrece raciones para compartir; no hay menú, pero hay platos típicos andaluces como el solomillo al whiskey. Bodeguita Romero ha sido dirigida por la misma familia durante generaciones y entre sus especialidades se encuentran el montadito de sardina ahumada con mojo verde y el bocata de pringá.

Disfruta de un espectáculo de flamenco puro

flamenco

No te puedes ir de Sevilla sin ver un espectáculo de flamenco. Arraigado en la cultura gitana y musulmana, y combinando los sonidos del Levante y el norte de África con el folklore español, el flamenco se hizo popular en el oeste de Andalucía a finales del siglo XVIII. Durante la Edad de Oro del flamenco (1860-1910), Sevilla vió crecer a algunos de los mejores bailarines del flamenco y, aún a día de hoy, la ciudad sigue siendo uno de los mejores lugares de España para disfrutar de este tipo de actuaciones. El flamenco es improvisación; ritmos intrincados producidos por aplausos y castañuelas, sensuales cantos acompañados por la guitarra. Hay tres tipos de espectáculos de flamenco en Sevilla: actuaciones improvisadas en bares, conciertos de flamenco serios y espectáculos de flamenco turísticos que vienen con la cena y las bebidas.

Descubre la Feria de Abril

Feria de Abril

Ubicada en el recinto ferial al otro lado del río, la Feria de Abril de Sevilla tiene una duración de seis días, comenzando la medianoche del lunes, cuando las luces de entrada del recinto se encienden por primera vez. La Feria celebra la pasión de Andalucía con el vino de jerez, los buenos caballos y el flamenco, y todos los días pasan por las calles un sin fín de carruajes y jinetes que dura hasta la noche, con lugareños festejando todo el día. Originalmente fue la feria de ganado -cuya primera celebración fue en 1847-. El recinto ferial está lleno de carpas privadas donde prevalece un ambiente agradable. Aunque los establecimientos sean privados, es fácil entablar una conversación  con alguno de los asistentes fuera de las carpas y ser invitado a la fiesta.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir