Europa

Pisa ¿Qué ver y hacer en la preciosa ciudad de la torre inclinada?

Qué ver y hacer en Pisa

Pisa es una ciudad pequeñita de la región italiana de la Toscana y la capital de la provincia homónima. Es mundialmente conocida por su torre inclinada, que está situada en la Piazza dei Miracoli. Pero más allá de esta plaza y su famosa torre, la ciudad de Pisa, aunque es pequeña y puede recorrerse en un solo día, tiene muchas más cosas por ver y hacer.

Los imprescindibles de Pisa

La torre inclinada

La torre inclinada de Pisa es uno de los monumentos más conocidos y visitados de Italia y una parada imprescindible para los que visiten la ciudad. Esta torre es en realidad el campanario (campanile) del Duomo o catedral, ya que en Italia es muy común que no esté integrado en el edificio de las iglesias, y está situada en el lado este de la Piazza dei Miracoli (plaza de los Milagros). La torre, junto al baptisterio y el cementerio, fue declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1987.

Torre inclinada de Pisa

Muchas personas creen que esta torre sería una más de tantas si no fuera por su inclinación, y quizá es cierto, pero no por ello deja de ser una auténtica obra de arte arquitectónico. La torre empezó a inclinarse en 1173, justo al inicio de su construcción, debido al suelo arcilloso y la poca profundidad de los cimientos. Tardaron casi 200 años en construir sus 8 pisos y el campanario, que alcanzaron una altura de 56 metros. Como curiosidad, en 1990 se cerró la torre para estabilizarla y no fue hasta el 2011 que volvió a abrirse al público.

Actualmente se puede subir a la torre para disfrutar de sus vistas, aunque es recomendable reservar la entrada con antelación porque hay un número limitado de entradas al día.

Todo el mundo se hace una foto jugando con la perspectiva y haciendo ver que sostiene la torre. Pero te retamos a que seas mucho más original, ¿aceptas el reto?

El Duomo

En pleno corazón de la Piazza dei Miracoli, alrededor de la cual hay varios edificios religiosos, se alza el Duomo de Pisa o catedral. Su construcción empezó en 1064 con un estilo románico pisano, aunque en su interior pueden verse influencias bizantinas e islámicas.

El Duomo o catedral de Pisa

Lo más destacable es su impoluta fachada de mármol blanco y gris, además de su enorme puerta de bronce macizo. Su interior está revestido de mármoles blancos y negros, además tiene dos hileras de columnas corintias, techo de madera, mosaicos, decoraciones y el púlpito de Giovanni Pisano, que es su gran joya.

El Baptisterio

Justo enfrente de la catedral hay un gran edificio circular de mármol blanco, el Baptisterio. Es el más grande de Italia con sus casi 55 metros de altura y sus 36 metros de diámetro. Se construyó en 1152 y combina el estilo románico de la base con el gótico de la parte superior. Su interior quizá parece poca cosa a pesar de su gran tamaño porque solo hay una pila bautismal en el centro y un púlpito, ambos del siglo XII. Pese a esto, recomendamos visitarlo y, sobre todo, subir por las escaleras laterales para poder tener unas vistas magníficas del Duomo y la torre inclinada.

Camposanto Monumental

El Camposanto o Cementerio Monumental es uno de los lugares más conocidos de la Pizza dei Miracoli. Su construcción empezó en 1278 y duró hasta 1464. Este peculiar cementerio impresiona por su largo muro con 42 arcos ciegos y unos frescos pintados muy interesantes que cierra la plaza por el norte. Además, tiene un claustro de estilo gótico rectangular donde, a lo largo de los siglos, ha ido albergando desde sarcófagos romanos hasta sepulturas más modestas.

Camposanto Monumental de Pisa

Otros puntos de interés

Piazza dei Cavalieri

Aunque mucha gente se queda solo en la Piazza dei Miracoli para conocer la torre inclinada y los lugares que comentábamos anteriormente, Pisa tiene mucho más. La Piazza dei Cavalieri o plaza de los Caballeros es la segunda más importante de la ciudad y recomendamos visitarla si se dispone de tiempo.

Esta plaza fue un centro político y civil en la antigüedad hasta que se transformó en la sede del orden militar de los Caballeros de San Esteban. Ahora está rodeada de edificios muy importantes e impresionantes, como el Palazzo della Carovana, el Palazzo dell’Orologio, el Palazzo del Consiglio dei Dodici y la iglesia de Santo Stefano dei Cavalieri. Aquí mismo se encuentra también la estatua del duque Cosimo di Giovanni de’ Medici.

Iglesia de Santa Maria della Spina

La Iglesia de Santa Maria della Spina se encuentra junto al río Arno y es una de las más bonitas de la ciudad. Se construyó en 1230 con un estilo gótico pero posteriormente, en 1875, tuvo que reconstruirse porque el terreno en el que estaba construida era muy inestable.

Iglesia de Santa Maria della Spina en Pisa

Aunque su interior es bastante sobrio a pesar de tener la escultura de la Virgen de la Rosa, la parte exterior llama la atención por su ornamentación con esculturas de Cristo y los apóstoles.

Centro histórico

La verdadera esencia de Pisa se encuentra en su centro histórico. El punto de inicio puede ser la Piazza delle Vettovaglie, donde cada mañana hay un mercado de fruta; para seguir hasta la Piazza Garibaldi, que siempre está muy animada; y entrar en algunas de sus bonitas iglesias, como la de Santa Caterina, la de San Paolo all’Orto, la de Santa Cecilia o la de San Matteo, que actualmente es el Museo Nacional.

No hay que olvidar el Borgo Stretto, que es el callejón con más encanto del centro histórico de la ciudad. Aquí aún se mantiene ese aroma a medieval con tiendas exclusivas y sus edificios del siglo XIV y XV. Además, está la pastelería Salza, con sus pasteles de chocolate y café, y la preciosa librería Ghibellina.

Corso Italia y Ponte di Mezzo

Para que no todo sean monumentos y edificios, recomendamos ir hasta el Ponte di Mezzo, que es donde empieza el Corso Italia o la calle comercial de Pisa. Este es el lugar ideal para pasear, mirar tiendas, dejarse enamorar por los bonitos escaparates y entrar en alguna de sus muchas cafeterías a descansar un poco.

Eso sí, recomendamos, antes de empezar con las compras, hacer una pequeña parada para ver las coloridas casas de estilo pisano que hay a orillas del río Arno.

Río Arno, en Pisa

Festividades en Pisa

Fiestas patronales

Las fiestas patronales se celebran en honor a San Rainiero el 16 y 17 de junio. El primer día se lleva a cabo la Luminara, momento en el que miles de lámparas de colores y velas iluminan los caserones que hay alrededor del río Arno. Y de noche tiene lugar un espectáculo de fuegos artificiales a orillas del río.

Al día siguiente se celebra la regata histórica con cuatro embarcaciones. Cada una representa a uno de los principales barrios de Pisa.

Juego del Puente

El último sábado de junio es el Gioco del Ponte, una batalla de origen medieval en la que los diferentes barrios de la ciudad se enfrentan entre sí. Sobre el Ponte di Mezzo se monta un carro que tiene que ser empujado por los adversarios hasta conseguir que se caiga la bandera que hay encima.

Regata Histórica de las Repúblicas Marítimas

Cada cuatro años se celebra en la ciudad una regata en la que participa Pisa, Venecia, Génova y Amalfi, que son las antiguas Repúblicas Marítimas. Aunque, en realidad, esta regata se celebra de forma anual, solo que las ciudades se rotan.

Platos típicos de Pisa

En la Toscana, y obviamente también en Pisa, son muy típicas algunas sopas, como la zuppa di pesce (sopa de pescado), la minestra di fagiolibianchi (sopa de alubias blancas), el bordatino alla pisana (sopa de maíz y repollo) y la pappe al pomodoro (sopa de tomate). También son muy comunes el bavettine sul pesce (pasta con salsa de pescado), el pici (una especie de espaguetis muy típicos de la Toscana), el risotto d’Arselle (risotto de almejas) y el pappardelle al coniglio o alla cerceta (pasta con conejo o con pato).

Aunque dentro de la gastronomía de la zona destacan, sobre todo, dos dulces tradicionales: el co’bischeri de pontasserchio, que es una deliciosa tarta de chocolate; y el castagnaccio, que es una tarta hecha de castañas con piñones y pasas.

Co’bischeri de pontasserchio

Una buena comida puede acompañarse de un Chianti, un vino con Denominación de Origen de la Región de la Toscana.

Con todo esto queremos decir que Pisa es una ciudad con mucho más de lo que parece. Aunque la torre inclinada es una visita obligatoria, esta ciudad tiene más lugares interesantes y preciosos. Además, su pequeño tamaño permite visitarla y conocerla en uno o dos días. ¡Perfecta para una escapada de fin de semana!

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir