Europa

Los 20 pueblos más bonitos de Portugal para visitar

Portugal es un destino que cada vez está más de moda. Pero, cuando lo visitan, la mayoría de la la gente se limita a elegir como destino de sus vacaciones alguna de las ciudades más conocidas, como Lisboa u Oporto. Sin embargo, Portugal tiene mucho más que ofrecer. Lejos de los principales destinos turísticos, perdidos entre la naturaleza de sus paradisíacas costas o las bellas zonas de interior, hay lugares que parecen salidos de un cuento de hadas. Pueblecitos blancos encalados encima de las colinas, cascos históricos de piedra con encanto medieval… Ya sea en las montañas, en los valles, en los ríos o cerca del mar, los pueblos más bonitos de Portugal son un pequeño tesoro por descubrir. En este artículo te los mostramos.

Los pueblos más bonitos de Portugal por la zona del Algarve

1. Lagos

Lagos, uno de los pueblos más bonitos de Portugal

Lagos es uno de los pueblos más bonitos de Portugal, en concreto de su costa Sur. Lejos del turismo de masas, y dotado de un espíritu joven a pesar de su antigüedad, Lagos conquista el corazón de sus visitantes gracias a sus playas espectaculares, maravillosos paisajes naturales y un ambiente fresco. Griegos, fenicios, romanos y musulmanes reconocieron la importancia del puerto de la ciudad, que en el pasado fue uno de los más importantes de la Península Ibérica y desde el que zarparon no pocas expediciones. Hoy en día la mayor atracción de Lagos es lo que se conoce como la Ponta de Piedade, una serie de formaciones rocosas naturales junto a las playas, y también la posibilidad de practicar deportes acuáticos, los restaurantes de comida saludable y la presencia de una fuerte escena artística moderna.

2. Tavira

Tavira, una joya del Algarve

Tavira es posiblemente la ciudad más virgen del Algarve. A pesar de su hermosa arquitectura de estilo mediterráneo a lo largo del río Gilão, se ha librado del gran desarrollo turístico que han sufrido otras zonas como Albufeira, y gracias a ello ha logrado mantener casi intacta su esencia. Al igual que en Lagos, la escena artística va en aumento y está cobrando cada vez más popularidad. Las calles y casas blancas, románticos puentes y coloridos barcos de pesca en la orilla del río lo convierten en una pequeña e idílica ciudad. No te olvides de tomar un descanso en uno de sus muchos encantadores cafés. Tavira destaca por ser una de las puertas de acceso a algunas de las playas más vírgenes del Algarve que están separadas por el río del continente, entre ellas Ilha da Culatra, Fuseta y Tavira.

3. Olhao

Olhao, Portugal

Olhão es otro de los pueblos más bonitos de Portugal. A medio camino entre balneario natural gigante y puerto pesquero, merece ser denominado como destino fuera de lo común. Cuenta con el puerto pesquero más grande de Algarve, con un agradable paseo marítimo para explorar. Las encantadoras calles empedradas y los edificios modestos y aristocráticos no faltan en el casco antiguo. En la actualidad, Olhão es mundialmente famoso por ser sede de un importante Festival del Marisco, en el que crustáceos y música folk comparten protagonismo durante la segunda semana de agosto.

4. Cacela velha

Cacela Velha, uno de los pueblos más bonitos de Portugal con impresionantes playas

Cacela Velha es un pueblo muy pequeño al este de Tavira cuya atracción principal es su playa virgen que lleva el mismo nombre. Merece la pena visitar el pueblo después de un día de descanso en la playa para degustar algunos de sus famosos petiscos (tapas) y para ver su perfecta imagen de casas y calles blancas. El pueblo era la medina de Qast’alla Daraj, una ciudad islámica que data del siglo X, cuando gran parte de la península ibérica estaba controlada por los moros y bereberes que llegaron del norte de África. Si lo visitas, te olvides de disfrutar las vistas a la playa desde su fortaleza, son impresionantes.

Los pueblos más bonitos de Portugal en la región de Alentejo

5. Évora

Évora, Portugal

Además de uno de los pueblos más bonitos de Portugal, Évora es también uno de los más famosos, y sin duda el más conocido de la zona de Alentejo desde que se le declaró como Patrimonio Mundial de la Unesco. Sus principales monumentos son el Templo Romano de Diana y su Capilla de los Huesos. Como beneficio adicional cuenta con el patrimonio megalítico de las colinas cercanas, conocido como el Stonehenge portugués. Al igual que el resto de las ciudades de esta zona de Portugal, Évora no defrauda en cuanto a gastronomía, calles empedradas ni casitas blancas.

6. Monsaraz

Monsaraz, Portugal

Monsaraz es otro encantador pueblo alentejano que data del siglo VIII y que, desafortunadamente, lucha por mantener a sus habitantes: la población está terriblemente envejecida y va camino de convertirse en un pueblo fantasma. Pero, aun así, este bello pueblo no ha perdido su magia. Con su castillo en una colina que domina la presa de Alqueva y los olivares salpicados en el clásico paisaje alentejano, su belleza no deja a nadie indiferente. Hoy el pueblo prospera gracias al turismo con algunos restaurantes, casas de huéspedes y tiendas de artesanía. Vale la pena visitarlo por su ambiente tradicional y degustar algunos de los mejores platos de la gastronomía portuguesa.

7. Marvao

Marvao, Portugal

También conocida como la “Ciudad Blanca del Alentejo”, Marvão destaca por sus casas son completamente blancas que se aprecian desde la lejanía, ya que se encuentra situado sobre una colina. Parece que se ha detenido a tiempo para que podamos contemplar la belleza del pasado en otro de los pueblos más bonitos de Portugal. No te olvides de ver la asombrosa vista desde el castillo hasta las vastas llanuras de Alentejano al atardecer: te hipnotizará. Además, en el pueblo hay algunos jardines botánicos muy bien cuidados por los que merece la pena perderse.

Los pueblos con más encanto de la zona de Lisboa

8. Sintra

Sintra, Portugal

Sintra es la cuna de los palacios más bellos del pueblo luso. Los más famosos son el Palacio Da Pena, el Castillo dos Mouros, el palacio de Monserrate, la Quinta da Regaleira y el Palacio Nacional de Sintra, por nombrar algunos. Rodeada de una exuberante vegetación de la que es responsable su particular microclima, Sintra parece un paisaje sacado de un cuento de hadas. Además de las naturalezas, podrás disfrutar de paseos por sus pequeñas y pintorescas calles y comer delicias locales tradicionales como las queijadas y travesseiros de Sintra.

9. Azenhas do mar

Azenhas do Mar, Portugal

A solo 10 km al norte de Sintra se encuentra la pequeña localidad de Azenhas do Mar, una maravilla encalada que cuelga en la cima del océano que puede considerarse por méritos propios como uno de los pueblos más bonitos de Portugal. Cuenta con un famoso restaurante de mariscos con el mismo nombre que merece la pena probar, y las aguas de sus playas son perfectas para bañarse… Pero solo para los valientes, porque el agua está muy fría durante todo el año. Aun así, las vistas son tan impresionantes que definitivamente vale la pena una visita.

10. Ericeira

Ericeira, Portugal

¿Te apetece relajarte en un balneario natural a una hora de Lisboa? Entonces, Ericeira es tu sitio. Con su ambiente relajado y fresco, numerosos restaurantes de marisco a precio asequible y playas discretas, este pueblo es el mejor sitio para unas vacaciones relajantes. Además, si te gustan los deportes acuáticos podrás disfrutar de actividades como windsurf o paddle surf en sus playas de gran oleaje, para luego relajarte paseando por su bello casco antiguo.

11. Óbidos

Óbidos, Portugal

Óbidos es una hermosa localidad amurallada que cuenta con una fortaleza medieval, calles empedradas y unas acogedoras casitas que parecen sacadas de una película. No te pierdas la iglesia central, cuyo mosaico es impresionante. La calle principal está llena de pequeños restaurantes, tiendas de artesanía y pastelerías en las que podrás empaparte del ambiente de Portugal.

Los pueblos más pintorescos del centro de Portugal

12. Piódao

Piodao, Portugal

Piódao es uno de los pueblos más bonitos de Portugal, y hasta hace no mucho, uno de los más desconocidos. Antes de los años 70 no existía una carretera para que los automóviles llegaran a Piodão, por lo que la región en sí es bastante remota y todavía parece como congelada en el tiempo: Parece un pueblo sacado directamente desde la antigüedad e incrustado en la colina de un país por lo demás moderno. Cuando viajas a Piódao, te das cuenta de lo verde y silencioso que puede llegar a ser un paisaje. No importa si te quedas solo una noche o una eternidad porque poco notarás la diferencia, ya que es el tipo de lugar donde el tiempo transcurre en sus propios términos, sin prisas, estrés o ruido de la ciudad: solo naturaleza pura y hermosa.

13. Belmonte

Belmonte, Portugal

Belmonte es un lindo pueblo en la región de Beira Baixa y también el lugar de nacimiento de Pedro Alvares Cabral, el portugués que conquistó Brasil para los portugueses en el año 1500. Hay un museo dedicado a su vida, un castillo clásico en una colina, y una gran cantidad de patrimonio judío, ya que muchos vinieron a recabar aquí durante la persecución y expulsión que se produjo en el siglo anterior en España.

14. Monsanto

Monsanto, Portugal

Monsanto ostenta el título de “El pueblo más portugués” (otorgado por los propios portugueses durante un concurso hace ya varias décadas) y también es uno de los más impresionantes. Lo que lo hace tan curioso son las casas medievales de piedra que simplemente se fusionan con las antiguas rocas. Si caminas hasta la cima más alta del pueblo, encontrarás un hermoso castillo morisco y disfrutarás de las impresionantes vistas de los alrededores.

15. Sortelha

Sortelha, Portugal

Sortelha es la más antigua de una red de fortalezas que custodiaban la frontera al este de Guarda y Covilha. El castillo del siglo XII se asienta orgullosamente en una colina, mientras que sus gigantescas murallas rodean el encantador pueblo. Se remonta a la época árabe, y la parte antigua se conserva tan bien que por su aspecto da sensación de que no ha pasado el tiempo.

16. Penha Garcia

Monsanto, Portugal

Muy pocas personas visitan Penha García, probablemente debido a su proximidad a otros destinos más famosos como los ya mencionados Monsanto, Belmonte y Sortelha. Lejos del turismo de masas, solo hay algunos visitantes españoles, principalmente los fines de semana. Pero no visitarlo es un error, porque Penha Garcia es uno de los pueblos más bonitos de Portugal. Su belleza natural y geológica es inconfundible, ya que cuenta un asombroso cañón que presenta fósiles y casas-molino convertidas en un museo al aire libre y gratuito. Además, en verano puedes darte un baño en la playa de Pego o en la piscina municipal.

Los pueblos más bonitos de la zona norte de Portugal

17. Aveiro

Aveiro, Portugal

Aveiro es probablemente una de las ciudades más románticas de Portugal. Es la capital art decó del país con sus edificios con fachadas rococó y renacentistas. En tu visita puedes subirte a un moliceiro, un barco de pescadores tradicional, comer la especialidad local, ovos moles (pasteles de crema de huevo ) y disfrutar de un paseo por sus pintorescas calles.

18. Guimarães

Guimaraes, Portugal

Guimarães es conocido como el lugar donde surgió Portugal como concepto, ya que allí nació Alfonso Henriques, el primer rey independiente de Portugal (y, por lo tanto, el Reino de Portugal). Nacido en 1100, desde Guimarães lanzó los ataques bélicos contra los moros que le sirvieron para reconquistar el país. Es un encantador pueblo medieval cuyo casco antiguo cuenta con hermosas plazas que forman un laberinto de calles adoquinadas. También podrás visitar un castillo que tiene más de 1000 años y que se encuentra en una colina, justo al lado del Palacio de Duque de Bragança.

19. Bragança

Bragança, Portugal

Bragança no es solo uno de los pueblos más bonitos de Portugal, sino que además cuenta con un pasado histórico muy interesante que se remonta a la época de los celtas y romanos. Ha crecido tanto a través de los siglos que ya podría considerarse más bien una ciudad, pero merece ser incluido en la lista porque su atracción principal sigue siendo la antigua ciudadela amurallada en lo alto de una colina en el extremo este de Bragança. Pasa por la puerta y camina por la ciudad medieval excepcionalmente bien conservada y deja que tu imaginación haga su magia. Será como si estuvieras de vuelta en la Edad Media.

20. Ponte de lima

Ponte de Lima, Portugal

Ponte de Lima es un pequeño y pintoresco pueblo situado en las márgenes del río con el mismo nombre: Lima. Uno de los monumentos más hermosos es el elegante puente romano de 31 arcos que se limita únicamente al tráfico peatonal. El pueblo tiene un bonito casco medieval, salpicado de cafés y callejuelas. Además de poder disfrutar de un paseo por el río, también podrás disfrutar de los vinos de la zona en alguno de los muchos viñedos de los alrededores.

Los 20 pueblos más bonitos de Portugal para visitar
5 (100%) 3 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba