Europa

Córdoba ¿Qué ver y hacer en la capital de la antigua Al-Andalus?

córdoba

Con una historia fascinante y multifacética, Córdoba es uno de los destinos turísticos más populares de España. Desde su icónica mezquita-catedral hasta los hermosos patios adornados con flores abiertos al público cada mes de mayo, esta es una ciudad para todos los gustos. Sigue leyendo para ver las mejores cosas para ver y hacer en Córdoba.

Catedral de Córdoba

Catedral de Córdoba

Ir a Córdoba y no visitar la Mezquita-Catedral sería como no visitar la Alhambra en tu viaje a Granada: es el monumento más grande de la ciudad. Después de que los moros conquistaran Córdoba en 711, lo que anteriormente había sido una iglesia visigoda cristiana se dividió en dos y fue utilizada por cristianos y musulmanes como un lugar de culto. Pero en 784, por orden del Emir Abd al-Rahman, la iglesia fue destruida y se comenzó a trabajar en una gran mezquita. La construcción duró más de dos siglos y el edificio se completó finalmente en 987, momento en el cual Córdoba fue la ciudad más importante del Reino Islámico. Cuando la ciudad fue recuperada por los cristianos en 1236, la mezquita se convirtió en una iglesia, y en el siglo XVI, Carlos V añadió una cúpula renacentista en la parte superior de la estructura morisca. La estructura híbrida que resultó ha fascinado, indignado y confundido en igual medida desde entonces.

Medina Azahara

Medina Azahara

La Mezquita-Catedral de Córdoba tiene mucho como atracción histórica, pero Medina Azahara, situada a unos 8 km de la ciudad, es igual de interesante. A mediados del siglo X, ‘La Ciudad Brillante’ era la capital administrativa de Al-Andalus, como entonces se conocía la España gobernada por los moros. La construcción comenzó en 936 por orden del califa omeya de Córdoba, Abd-ar-Rahman III al-Nasir. La construcción continuó durante décadas, pero en 1010 Azahara fue saqueado y luego estuvo desierto durante siglos. Sus restos no fueron descubiertos hasta principios del siglo XX y, aunque solo representan alrededor del 10% de la ciudad original, te dan una buena idea de lo magnífica que fue esta ciudad.

Bares de tapas de la vieja escuela

Bares de tapas

Dado que Córdoba es una de las ciudades más cálidas de Europa, hacer turismo primavera y verano puede ser un trabajo que da mucha sed. Afortunadamente, la parte antigua de la ciudad está repleta de bares que podrían no parecer mucho desde el exterior, pero que sirven algunas de las mejores tapas de la ciudad. Estos bares de la vieja escuela suelen estar llenos de lugareños, lo que siempre es una buena señal, y valen la pena por su ambiente maravillosamente caótico, así como por la comida casera increíblemente barata. El plato que debes pedir de forma casi obligada es el salmorejo, una versión más sustancial del gazpacho que se creó en Córdoba. Particularmente buena es la Taberna La Sacristía, cerca del Palacio de Viana, donde se pueden contemplar las paredes cubiertas de objetos taurinos antiguos mientras te tomas algo.

Templo Romano

Templo Romano

Uno de los placeres de visitar Córdoba es poder ver monumentos de las tres épocas más definitorias: romana, morisca y cristiana. No fue sino hasta la década de 1950, cuando el territorio de Córdoba se estaba ampliándose, cuando se descubrieron los restos de lo que probablemente fue el templo romano más importante de la ciudad. Fue construido durante el reinado del emperador Claudio a mediados del siglo I d. C. y fue renovado en el siglo II d. De todas sus columnas gigantes, 10 son las que permanecen, extendiéndose hacia el cielo en medio de modernos bloques de apartamentos y oficinas. Los arqueólogos han teorizado sobre la calidad del mármol y la mano de obra utilizada en la construcción del templo que alguna vez fue una estructura impresionante, tal vez incluso una de las más bellas del Imperio Romano.

Puente romano

puente romano

El famoso puente romano de la ciudad data del siglo I aC y fue extensamente reconstruido en el siglo X durante la ocupación árabe de la ciudad. Por debajo, sobre las aguas opacas del Guadalquivir que fluyen a través de Andalucía y hacia el Atlántico, está sostenido por 17 arcos de piedra, de los cuales solo dos pertenecieron a la estructura original. El centro del puente, al lado de una estatua de San Rafael del siglo XVII, se encuentra el lugar perfecto desde el que contemplar Córdoba y el paisaje verde y montañoso que lo rodea: una perspectiva que todas las personas, incluso los lugareños, se detienen a disfrutar mientras pasean por Puente Romano.

Patios cordobeses

Patios de Córdoba

Las atracciones más hermosas y únicas de Córdoba surgieron de la necesidad arquitectónica. La ciudad es una de las más cálidas de Europa durante los meses de verano, cuando las temperaturas frecuentemente superan los 40 ° C y son  insoportables, por lo que siempre ha sido esencial para sus habitantes tener un refugio fresco donde pasar la mitad del día. Ya en la ocupación romana de Córdoba, las casas se construyeron con un atrio interior abierto al aire, que estaba protegido del sol por todos lados por gruesos muros de piedra. A lo largo de los siglos, estos paraísos de la sombra y el frío fueron decorados con flores, plantas y fuentes, una práctica que se refinó durante la ocupación árabe de Córdoba. Desde 1918, la Feria de los Patios, como se llama, ha sido patrocinada por el Ayuntamiento de Córdoba, que ofrece un premio para el patio más bonito.

Palacio de Viana

Palacio de Viana

La estrella de los patios en la feria de Córdoba es el elegante Palacio de Viana del siglo XV, un vasto edificio que ha sido utilizado durante siglos como residencia de la realeza española. Por un precio de 5€ la entrada, puedes visitar los 13 patios y jardines de Viana, que tienen un diseño intrincado y aromático, poblado de coloridas plantas, flores y árboles. Elije una buena hora para pasear tranquilamente por estos espacios románticos y perfumados, mirando a través de las viejas ventanas del palacio sobre la marcha.

Calleja de las Flores

Calleja de las Flores

Los patios anuales feria y el Palacio de Viana no son las únicas oportunidades para ver las famosas flores de Córdoba. Un paseo por la mayoría de las calles del casco antiguo te llevará por varias fachadas de edificios magníficamente decoradas, pero en la Calleja de las Flores cada casa parece sacada de un cuento de hadas. Situada justo al norte de la Mezquita-Catedral en el corazón del casco antiguo, esta pequeña y colorida calle es la más bonita de Córdoba.

Córdoba ¿Qué ver y hacer en la capital de la antigua Al-Andalus?
5 (100%) 2 votos

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Populares

Ir arriba