Europa

Bonifacio ¿Qué ver y hacer en el pueblo que vio nacer a Napoleón?

Bonifacio

Bonifacio es una encantadora ciudad medieval y la ciudad más antigua de Córcega, fundada en 830. Está situada en los acantilados de una península de piedra caliza sobre un puerto natural en el lugar en el que se encontraba una ciudadela del siglo noveno. Su ambientación parecida a un resort, su estilo medieval, el paisaje y las playas lo convierten en uno de los pueblos más destacados de la isla de Córcega.

Cosas que hacer y ver en Bonifacio

Tu visita a Bonifacio se puede dividir en dos partes distintas: pasear por el puerto y la zona frente al mar, y explorar el casco histórico en la ciudadela. Otras opciones son seguir el sendero a lo largo de los acantilados hacia el este para admirar las excelentes vistas de Bonifacio y la costa, descender la escalera del rey Aragón, o hacer un viaje en bote y disfrutar del almuerzo en uno de los muchos cafés.

El puerto de Bonifacio

Existen tres zonas portuarias en Bonifacio: el puerto pesquero, el puerto de recreo y el puerto desde donde salen los barcos para realizar excursiones a lo largo de la costa, a las islas Lavezzi y a Cerdeña. En general, el puerto es el puerto mediterráneo más concurrido de Francia. La parte principal a explorar es el área de recreo, muy elegante, llena de palmeras y numerosos bares, tiendas y restaurantes que bordean el muelle, donde tendrás la oportunidad de admirar los lujosos barcos que hay amarrados aquí. Algunos de los edificios en el lado oeste son bastante nuevos, por lo que carecen de encanto, por ejemplo, el puerto de Bastia, pero no lo suficiente como para arruinar tu visita. Después de dar un paseo por el puerto, puedes subir la larga escalera que conduce a la ciudadela.

La ciudadela y el casco antiguo

ciudadela y el casco antiguo

Ubicado a unos 70 metros de altura en los acantilados sobre el puerto, el casco antiguo de Bonifacio es un laberinto de calles estrechas y empedradas, edificios medievales, pintorescas plazas y pequeños cafés. Lo encontrarás después de pasar por la imponente puerta de entrada a través de las paredes de la ciudadela en la parte superior del camino desde el puerto. El centro de la ciudad y el casco histórico están organizados en base a la Place d’Armes y la Place du Vieux Marché, y las calles de los alrededores, por lo que es muy difícil que te pierdas. Entre los monumentos religiosos importantes en esta parte de Bonifacio incluyen la Iglesia de Saint-Dominique del siglo XIII y la Iglesia de Sainte-Marie-Majeure del siglo XII (el edificio más antiguo de Bonifacio).

Sin duda, vale la pena visitar estos importantes monumentos, aunque lo más destacado es la ciudad en sí, con muchos pequeños detalles arquitectónicos que añaden encanto. Algo curioso en lo que te puedes fijar es en los arcos de piedra que puedes ver cuando pasees por las calles estrechas entre los edificios, estos se usaron originalmente para distribuir el agua alrededor de la ciudad.

Bastion de L`etendard

Bastion de L`etendard

Si sigues paseando por la ciudadela, llegarás al importante edificio fortificado que domina la parte oriental de la ciudad, el fuerte y el jardín de Etendard del siglo XVI. Cuesta 2,50 euros entrar y podrás ver las hermosas vistas del puerto y alguna ruina excavada. El bastión también tiene terrazas con jardines, pero si quieres verlos en pleno esplendor, visítalos en primavera cuando la flora está en pleno apogeo.

Vistas de los acantilados y la ciudad

islas Lavezzi

Después de salir de la ciudadela, debes seguir el camino a lo largo de los acantilados hacia el este. El paseo de vuelta dura aproximadamente 20 minutos y es uno de los puntos destacados de la visita, con vistas excepcionales a lo largo de los acantilados y de la ciudad.

Si tienes poco tiempo para visitar Bonifacio, dale prioridad a este paseo y visita Gouvernail o a la Escalera del Rey de Aragón. El paisaje costero también se puede apreciar en un viaje en barco desde el puerto, como apreciarás mejor la impresionante ubicación de la ciudad, con las casas ubicadas en lo alto de los acantilados que se hunden a 70 metros del mar, y descubrirás varias cuevas al nivel del mar que solo se pueden ver desde un barco, como el grotte de S’Dragulinu (la cueva del pequeño dragón).

La costa alrededor de la ciudad es muy pintoresca, con varias playas mediterráneas separadas por acantilados, cuevas y paisajes costeros espectaculares, incluidas las calas de Fazzio, un sitio protegido. Entre las playas más populares se encuentran las de las bahías de Sant’Amanza y Rondinara y la playa de Petit Sperone, pero hay muchas otras que encontrarás muy agradables. La elección depende en gran medida de si prefieres una gran playa de arena o una playa más pequeña en una pequeña cala.

Las islas Lavezzi, una reserva marina, están justo al lado de la costa de Bonifacio y también se pueden visitar en barco. Estas islas no tienen instalaciones (así que trae comida, mucha agua y crema solar) pero es un lugar encantador para pasear un rato por la playa o practicar snorkel.

Ver comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Subir